Obedecer los derechos humanos, desobedecer la barbarie

Ha habido momentos de nuestra historia en la que, para obedecer a la solidaridad y al sentido común, se ha desobedecido la ley. Estos actos rebeldes de amor por las personas que muchas veces han servido de acicate para la transformación profunda de injusticias flagrantes. Normalmente, el reconocimiento sólo llega a posteriori.
Dos ejemplos del pasado no tan lejano:
Harriet Tubman, nacida como Araminta Ross: Tras escapar de la esclavitud, realizó trece misiones de rescate en las que liberó a cerca de setenta esclavos1 utilizando la red antiesclavista conocida como ferrocarril subterráneo.
Estas personas y sus redes, en su momento, eran criminales ante la ley.
Hoy, Mikel Zuloaga, Begoña Huarte se enfrentan a penas de cárcel por tratar de convertir Europa en un lugar de acogida, un lugar donde prime la solidaridad, donde se tienda la mano y se busquen soluciones en lugar de fortalecernos a base de violencia.

Quien lea estas líneas puede encontrar diferencias entre los actos y contextos de las personas arriba mencionadas frente al caso actual. Pero, muy importante, ¿qué es lo que tienen en común? Lean, piensen, reflexionen, y contesten. No sin antes recodar, que hoy Europa, es esto:

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s